Cómo hacer Chorizos Caseros

Los chorizos caseros. El secreto de los chorizos caseros y su sabor es que se suelen elaborar en familia. Uno adoba la carne y le da vueltas a la máquina de prensar mientras otro pone las tripas donde se introduce la carne.

Los demás siempre esperan impacientes a que la primera tirada llegue a la mesa para empezar a atar los chorizos.

Una vez secos y fritos, al morder el primer trozo con pan se recuerda el trabajo que se realizó días atrás junto a la familia…

¡Y sabe a gloria!

Compramos la carne ya picada y la adobamos con el pimentón, la sal, y las demás especias preparadas para el adobo.

Hervimos los picantes en agua, los batimos con la batidora y los añadimos a la carne.

Cogemos las tripas con cuidado y la colocamos en la punta de la máquina con cuidado para que no se rompa. Añadimos la carne a la parte trasera de la máquina de hacer chorizos y se va dando vueltas a la manivela para que la carne vaya pasando a las tripas.

Cuando se termina la tripa se atan los chorizos dándoles la forma y el tamaño que se desea.

Una vez se han hecho los 10 kg de chorizos se cuelgan en un sitio seco y fresco para que se sequen. Se mantienen colgados entre 3 y 4 días dependiendo de como vayan secándose.

Una vez secos, se cortan los chorizos por las cuerdas que se ataron.

Se fríen con el aceite de oliva muy caliente.

Se meten en la orza y se les añade el aceite con el que se han frito para conservarlos durante todo el año como el primer día.Lo único que hay que hacer después es sacar un chorizo de la orza, freírlo y disfrutar de su delicioso sabor.

Deja un comentario