GV Comunicación

Como hacer Torrijas y Flores Manchegas

Ya está aquí la Semana Santa y en La Manchuela, además de procesiones es muy típico comer algún dulce que otro. Es el momento, tras las navidades, de juntarse en familia y volver al pueblo. El tiempo empieza a mejorar, el frío comienza a irse en las horas centrales del día y los paseos empiezan a ser más frecuentes.
Así es la primavera en la comarca.
Hoy os traemos dos dulces muy típicos de La Manchuela, las Torrijas y las Flores Manchegas, que son dos dulces con una preparación muy sencilla y con mucho consumo durante la cuaresma y la Semana Santa.
Hay muchos dulces relacionados con la Semana Santa, como son los huesos de santo, monas de pascua, rollos fritos, pestiños, buñuelos, alpisteras, leche frita, roscos… pero hoy nos hemos decantados por dos, y en otras ocasiones os enseñaremos a hacer otros postres.

Aquí os dejamos los videos y las recetas de cada una de ellas.

Torrijas

Necesitaremos: Pan del día del anterior, harina, huevos, leche, canela, azúcar y aceite.

Primero se hierve un cazo de leche con una rama de canela, para después verterlo en el bol donde habremos puesto el pan ya cortado en rodajas. Empapamos bien el pan por los dos lados.

Una vez bien empapadas se pasan las rodajas de pan por harina y huevo, para ponerlas en la sartén con el aceite caliente. Cuando las torrijas estén doradas por las dos caras se sacan a un plato con papel de cocina para que escurran el aceite.

Mientras se enfrían un poco se mezcla azúcar con canela para ponerles por encima y listo. ¡Nuestras ricas torrijas ya están hechas!

Flores Manchegas

Para esta receta necesitaremos: Huevos, harina, leche, un molde de flores manchegas, y aceite. Las cantidades varían dependiendo de la cantidad de flores que se vayan a preparar.

Empezamos poniendo en un bol los huevos, la harina, y la leche. Se bate todo bien hasta que quede una masa homogénea, un poco densa.

Calentamos bien el aceite y se mete el molde de la mezcla empapándolo bien, que seguido meteremos en el aceite bien caliente y esperaremos a que se haga la flor.

La flor se irá despegando sola del molde, aunque habrá veces que tendremos que ayudarle con algún utensilio de cocina. Una vez se ha despegado del molde se deja freír la flor por los lados para que coja color.

Cuando ya estén hechas las flores se espolvorean un poco de azúcar, y estarán listas para comer.

¡Aquí dejo las recetas de hoy, y os invito a pasaros por la cuenta de Instagram de Turismo en la Manchuela en la que podréis ver muchas fotos de paisajes y rinconcitos de la comarca conquense y albaceteña.

¡Gracias por leernos!

Deja un comentario