GV Comunicación

Encaje de bolillos: Actividad y tradición artesanal

Una técnica artesanal con la que se pueden crear todo tipo de textiles: bolsos, guantes, abanicos… y que tiene enganchadas a muchas mujeres en toda la comarca

¿Quién no conoce el encaje de bolillos? Tradición. Sobre todo tradición. Eso es el encaje de bolillos, una tradición artesanal muy arraigada a la Manchuela y a España entera. Como bien se sabe, el encaje de bolillos es una técnica utilizada para entretejer hilos enrollados en unas bobinas para poder moverlos mejor sin que se anuden entre ellos.

Se pueden hacer colchas, abanicos, guantes, tapetes de mesa, bolsos… cualquier textil que se imagine se puede crear con ésta técnica, claramente algunos con mucho más trabajo que otros.

El tintinear de los bolillos se oye por encima de cualquier voz mientras las bolilleros los mueven sobre el bolillero siguiendo el patrón del encaje

La iniestense Consolación Soriano es una experta bolillera y por eso cualquiera en la zona que se tercie a iniciarse en el bolillo, o simplemente conocerlo un poco más, sabe que debe acudir a ella. Empezó a hacer bolillos cuando tenía ocho o nueve años, y aunque, por su vida familiar y laboral, estuvo 40 años sin tocar un bolillo asegura que “es algo que no se olvida”. Ella volvió a cogerlos al poco de jubilarse y recordaba a la perfección cómo hacerlos: “Un familiar trajo un pequeño bolillero con una puntilla ya empezada y nada más verlo cogí los bolillos y salí tirando con la puntilla”.

Tradición que perdura

Cada vez existen más Asociaciones, eventos culturales, y pequeñas ayudas de las entidades públicas que ponen en valor este tipo de actividades artesanales tan tradicionales y así se están organizando encuentros de encaje de bolillos en los que se reúnen, intercambian experiencias, trucos en torno a su pasión, pero sobre todo practican públicamente ésta tradición.

El tintinear de los bolillos se oye por encima de cualquier voz mientras las bolilleros los mueven sobre el bolillero siguiendo el patrón del encaje.

Los bolilleros

Antiguamente los bolilleros se hacían de paja de centeno, y aunque hoy día se venden hechos, Consolación asegura haberlo hecho ella misma con láminas de poliespan, juntándolas unas con otras hasta darle la altura y el grosor deseado. “El pie que sujeta el bolillero en cambio lo saqué de internet”, dice.

Cada bolillera tiene sus propios trucos, y es que tras años y años realizando esta artesanía cada uno se adapta a lo que tiene para hacer su trabajo más fácil y cómodo. Punto de la Virgen, punto de  tejido, entre dos… Existen muchas variedades y formas de encaje de bolillos, y aunque se pueden hacer con diferentes tipos y colores de hilos, siempre se necesitará mucha paciencia.

Bueno para la salud

“Para mi el encaje de bolillos es un entrenamiento importantísimo”, destaca Concepción, “me paso horas y horas sin darme cuenta, y es como una terapia, te relaja y agiliza la memoria y el movimiento de las manos”. Y así es. Hay expertos que aseguran que esta artesanía puede ser beneficiosa para la salud, ya que el gran nivel de concentración que requiere hace que sea una actividad recomendada para los enfermos de Alzheimer, personas que sufran estrés, e incluso para los adolescentes con hiperactividad.

Consolación Soriano: “He enseñado, y enseño, a hacer bolillos, más que nada para que no se pierda la afición  porque sería una verdadera lástima”

Además, el sonido de los bolillos chocando unos con otros es relajante y libera el estrés, pero sobre todo ayuda a combatir la artrosis gracias al continuo movimiento de las manos.

Para que siga…

Aunque es una tradición en desuso, aún se pueden ver muchas mujeres haciendo bolillos en la calle durante las tardes de primavera y verano, sentadas “a la fresca” frente a las puertas de sus casas. Una tradición que Consolación se esfuerza por no perder: “He enseñado, y enseño, a hacer bolillos, más que nada para que no se pierda la afición  porque sería una verdadera lástima”.

[Muchas gracias a Consolación Soriano por su paciencia y tiempo]

Deja un comentario