Historia agropecuaria en los senderos de Tébar

Construidos con piedras colocadas una sobre la otra, Los Chozos servían en su día de resguardo y zonas de descanso a los pastores tras largas caminatas 

Entre tantas rutas de senderismo y caminos ocultos en la Manchuela Conquense, la ruta de Los Chozos de Tébar aguarda en sí una gran parte de la historia de la localidad, además de extensos paisajes que durante el invierno se convierten en hectáreas de tierra rojiza en la que ya crece un poco la verde cebada o donde los tractores ya se preparan para labrar y comenzar con el proceso que pronto dejará entrever los primeros brotes de la cebada.

Este sendero puede hacerse más largo o más corto, ya que los caminos bien marcados gracias al paso continuo de los tractores no permitirán que el transeúnte pierda de vista la localidad de Tébar, ya que en casi todo momento se visualizará a lo lejos indicando por dónde volver.

Una ruta que se realiza en menos de dos horas y a través del cual el senderista se despejará de su día a día durante un rato.

¡Lee más en la Revista Número 4!

Deja un comentario