Museo Arqueológico de Iniesta

El rincón de la Historia de Iniesta

Alberga hoy día entre sus paredes la historia de Iniesta desde la Edad del Bronce hasta la romanización. Dentro se puede disfrutar de objetos únicos de varias épocas de la historia de Iniesta, como puede ser las armas, jarras trilobuladas, recipientes, urnas funerarias, monedas… Todas estas piezas históricas provienen de los yacimientos de Punta del Barrionuevo y Cerro Gil, además de otros yacimientos de la localidad y la comarca.

Pero sin duda alguna, la pieza clave del museo es el mosaico de la Diosa Sedente Astarté, una de las tres únicas Diosas expuestas en toda Europa.

En resumen, unas piezas históricas que se presentan en el lugar más digno para ello de toda Iniesta, ya que la propia ermita es historia propia de la Villa, datada en 1589.

Edad del Bronce (entre 2.250 y 1.200 a.C.)

Se pueden ver piezas de esta época en la primera sala del museo, y en él se pueden encontrar piezas funerarias y otras que se utilizaban en la vida diaria, como armas, molinos, utensilios agrícolas…

En la vitrina que expone las piezas funerarias se pueden ver algunos de los objetos que se enterraban junto a las personas.

Edad del Hierro

En sus vitrinas se pueden apreciar muchas urnas que ya empiezan a aparecer con ilustraciones. Algunas de estas urnas se utilizaban para enterrar a los difuntos (las urnas de orejetas), mientras que otras eran vasijas de cocina.

Dependiendo del sexo de la persona enterrada en los yacimientos se encontraban junto a las tumbas objetos que pertenecían a la persona, dado que se creía que también los utilizaría en el más allá.

Durante los siglos II-I a.C. empezaba a llegar el comercio a Iniesta, así lo demuestran varios objetos encontrados procedentes de Italia y Grecia. Así se empieza a acuñar las monedas, entre las que se encuentran los denarios de plata.

Entonces Iniesta también acuñaba su propia moneda.

Romanización (a partir del siglo III a.n.e.)

Pocas han sido las piezas romanas encontradas en Iniesta, ya que los habitantes de Iberia se resistían a abandonar sus costumbres.

Estas piezas se pueden encontrar al final de la exposición y se pueden ver en ella amuletos, pinceles, broches, molinos, y estelas funerarias, entre otros.

El Mosaico de la Diosa

Es la pieza clave de la exposición. Es uno de los mosaicos figurados más antiguos del Mediterraneo. Datado del siglo V a.n.e. apareció en la necrópolis de Cerro Gil.

Se sabe que, por su gran envergadura, es una tumba de una persona importante en aquella época. La figuración del mosaico representa una Diosa Sedente Astarté, que se compone de la figura de la diosa alada junto a un lobo.

Deja un comentario