GV Comunicación

Cómo preparar unas Gachas Manchegas

Acabamos de pasar el invierno, pero aún están por llegar días fríos, y para calentar esos días fríos siempre vienen bien los platos calientes que se preparan en la Manchuela.

Volver de hacer senderismo, haber salido a correr… que ya empiezan las carreras populares en las provincias de Cuenca y Albacete y hay que ponerse en forma, o sí vuelves de trabajar o hacer recados y te ha pillado ese viento frío… entras a casa frotándote las manos y pensando en ¡LAS GACHAS que hacía tu madre, tu padre, tu abuela, tu abuelo, incluso alguna o alguno de tus tíos!

La verdad es que el día que comí mis primeras gachas las miré un poco raro al verlas sobre la mesa, y cuando cogí los platos para ponerlos en la mesa mi abuelo me dijo «para las gachas no hacen falta platos». Y qué razón tenía.

Estaban muy bueno. Meter el tenedor o el pan y encontrar un trozo de patata, comer las gachas y coger un trozo de tocino para acompañarlas.

Las Gachas

Es una receta muy manchega y socorrida entre los pastores y campesinos de antaño ya que su sencillez les permitía elaborarla en poco tiempo y comer calentando el cuerpo.

Aún se sigue con la tradición de comerlas directamente de la sartén, con un trozo de pan, porque es un plato muy familiar.

Su elaboración se basa en agua con harina de almortas, y alguna parte del cerdo, como puede ser panceta, chorizo, hígado… Y hay quien le añade patata.

También las hay dulces, que se hacen con azúcar y trozos de pan.

Aquí os dejamos el video de las dos recetas, perdonad la calidad, es de los primeros videos que publicamos.

Muchas gracias por leernos y pasar un rato con nosotros, y os esperamos en la próxima receta.

Mientras tanto puedes seguirnos en
Instagram, Facebook, y YouTube

Deja un comentario