¿Qué hace que un economista tenga éxito?

“El maestro economista debe poseer una rara combinación de dones. Debe alcanzar un alto nivel en varias direcciones diferentes y debe combinar talentos que no suelen encontrarse juntos. Debe ser matemático, historiador, estadista, filósofo… Debe estudiar el presente a la luz del pasado con miras al futuro. Ninguna parte de la naturaleza del hombre o de sus instituciones debe quedar enteramente fuera de su consideración. Debe ser decidido y desinteresado al mismo tiempo; tan distante e incorruptible como un artista, pero a veces tan cercano a la tierra como un político”.

– John Maynard Keynes

Esta cita del famoso economista. Keynes plantea una serie de áreas que nos ayudan a comenzar a responder la pregunta de cómo tener éxito como economista. Al leer la cita, un estudiante de economía podría preguntarse: en la era moderna, ¿cuáles son las habilidades necesarias que uno debe poseer para convertirse en un economista “exitoso”?

La respuesta es, por supuesto, tremendamente subjetiva. También puede fluctuar a medida que cambian los propios objetivos profesionales. Aquí identificaremos algunas de las antiguas habilidades imprescindibles, así como algunas de las nuevas habilidades que los economistas deberían adquirir en la era del cambio climático, la globalización y la crisis. AI.

Antes de comenzar: la necesidad de economistas

La época actual es una época extraordinaria, probablemente una de las más emocionantes y desafiantes que jamás haya existido para ingresar al campo. Muchos modelos económicos y presunciones del pasado se muestran continuamente obsoletos y necesitan mejoras teóricas. Esto tiene mucho que ver con los nuevos desafíos que enfrenta nuestra generación. Ya sea en confrontar deterioro del climacambio demográfico, El auge de la IA y la automatización., desigualdad de riquezao incluso incorporar realismo básico en los libros de textohay espacio para modelos económicos cada vez más avanzados que puedan dar cuenta con mayor precisión de las complejidades de la vida real.

Sin embargo, más allá de la necesidad de mejorar los modelos económicos, hay una necesidad social y política. Al afrontar muchos de estos desafíos emergentes –algunos de los cuales fueron provocados por la incapacidad de regular nuestras propias actividades–, los enfermos ortodoxia neoliberal se ha encontrado mal equipado. Para tomar prestadas las palabras del economista Howard Reed: “hasta que no nos deshagamos del viejo libro de texto, nunca podremos enfrentar los desafíos del mundo moderno”.


Crédito de la imagen: Pixabay.

Hasta ahora, ha habido pocas señales de que esto suceda en el corto plazo; Como ha observado el editor en jefe de Prospect, Tom Clark, sobre la mayoría de los gobiernos occidentales, “los marcos obsoletos todavía informan las prescripciones políticas”. De hecho, la búsqueda de soluciones alternativas puede explicar en parte por qué ha habido un resurgimiento del sentimiento nacionalista e incluso fascista en las democracias en los últimos tiempos, pero esos sistemas se han probado antes y seguramente no contienen las respuestas que la sociedad necesita.

La responsabilidad, entonces, de combatir este déficit de ideas recae en la próxima generación de economistas. Optimistas, de mente abierta y decididos a hacer que el mundo sea más habitable para todos, son ellos quienes deben proporcionar el conocimiento, la innovación y la gestión política necesarios para guiar nuestro camino futuro.

¿Crees que tienes lo necesario para responder la llamada? Sigue leyendo.

Qué se necesita: los conceptos básicos (cuantitativos)

No debería sorprender a estas alturas que la familiaridad con matemáticas y las estadísticas son vitales para cualquier aspirante a economista. La competencia en estas áreas permitirá analizar datos utilizando técnicas econométricas como análisis de regresiónuna habilidad necesaria para casi cualquier carrera en economía.

Más allá de las habilidades cuantitativas básicas, la familiaridad con la ciencia de datos ayudará a los economistas a navegar por software económico popular como Matlab, R, Python y STATA. Las variantes de estos programas de software se convertirán, por necesidad, en sus futuros amigos; Probablemente sea mejor conocerlos lo antes posible. De hecho, toda la disciplina de la ciencia de datos se cruza cada vez más con la economía. Esto sólo será más cierto con el tiempo a medida que herramientas de inteligencia artificial continúan filtrándose a través de la economía. Como tal, estar familiarizado con la informática, la ciencia de datos y la programación sólo puede ayudarle.

Es posible que algunos recién graduados en economía aún no se sientan cómodos manejando grandes conjuntos de datos numéricos, utilizando programas de software estadísticoo construir modelos económicos a prueba de balas para interpretar datos. Es fácil realizar cursos sólo en la especialidad o intereses propios durante una maestría en economíapor ejemplo, y haber olvidado los cursos introductorios más centrados en números.

Si te encuentras en esta situación, no temas. Considere inscribirse en capacitaciones de habilidades profesionales y/o escuelas de verano para llenar los vacíos en su conjunto de habilidades, lo que no solo mejorará sus perspectivas profesionales, sino que también lo ayudará a convertirse en un economista aún más capaz y completo. Nunca es mala idea explorar opciones como estas para mantenerte al tanto de tu juego.

De todos modos, para analizar datos económicos, aprender y ofrecer conocimientos poderosos que puedan cambiar el mundo, la competencia con los elementos cuantitativos del campo es clave.

Conocimiento interdisciplinario

Más allá del dominio de las matemáticas y los datos, los economistas deben ser pensadores curiosos e independientes, capaces de razonar sólidamente y poseer la humildad de admitir cuando los datos han demostrado que la propia teoría es errónea. Estos son excelentes cualidades que debe tener un economistapermitiéndoles recoger nuevas verdades con un mínimo de sesgo. Se han logrado grandes avances en economía al examinar desapasionadamente por qué las cosas son como son y utilizar los modelos resultantes para ayudar a prescribir cómo mejorarlas.

Los economistas también tienden a beneficiarse enormemente de “pensar fuera de lo común”, yendo a veces más allá de los estrictos parámetros de la economía en busca de herramientas y respuestas. Aquí es donde la familiaridad con otras ciencias sociales resulta clave. Aprender sobre otras disciplinas, particularmente aquellas que de alguna manera se relacionan con la economía, puede ayudar a un economista a lograr avances.


Crédito de la imagen: Freepik.de

Es evidente entonces que los economistas modernos (y la propia teoría económica) pueden beneficiarse de adoptar un enfoque interdisciplinario de la investigación. El Dr. Olivier Blanchard, nuestro entrevistado en el Manual 2024, mencionó este tipo de creatividad como una cualidad importante que los jóvenes economistas deben demostrar para sobresalir.

Habilidades de comunicación

Otra habilidad crucial es la comunicación, de forma clara y concisa, tanto verbal como escrita. Las complejidades de la economía pueden fácilmente pasar desapercibidas para partes interesadas importantes como clientes, políticos, electores y miembros de la comunidad que –debemos recordarnos– no tienen títulos avanzados en economía. Esto es importante; El hecho de que los procesos económicos respalden gran parte de la política gubernamental significa que es imperativo que quienes toman las decisiones y, en última instancia, el público estén al tanto de las cuestiones económicas, las políticas prospectivas y similares.

Pero no todo el mundo puede estudiar una licenciatura en economía. Por lo tanto, un gran economista podrá transmitir teorías económicas complicadas y respaldadas por datos a través de un lenguaje comprensible y accesible. Esta es una gran habilidad y su ausencia en el discurso público puede ser potencialmente muy dañina. Pocos dirían, por ejemplo, que todo el electorado británico tenía a mano todos los hechos relevantes cuando deliberaba sobre su retirada de la Unión Europea.

Además, los políticos y los medios de comunicación de todo el mundo a menudo malinterpretan los matices de la economía. Como dijo una vez Lord Thomas Macauley, como ejemplo de esto: “El libre comercio, una de las mayores bendiciones que un gobierno puede conferir a un pueblo, es impopular en casi todos los países”. Los beneficios de ventaja comparativa han sido bien documentados, sin embargo, muchos votantes modernos de todo el mundo se unen al llamado de las políticas proteccionistas, sin darse cuenta de que esas políticas en última instancia aumentarán los costos de los bienes que compran todos los días.


Crédito de la imagen: DC Studio en Freepik.de.

Este es un ejemplo para demostrar la importancia de una comunicación económica clara. Pero, por supuesto, no son sólo los economistas de cara al público quienes deberían dominar las habilidades de comunicación. Tanto a los clientes empresariales como a otras partes interesadas se les deben presentar hechos y recomendaciones económicas en términos comprensibles para que ellos también puedan tomar decisiones adecuadamente informadas.

Sepa esto: la historia impulsa la mejora continua en la economía

Una de las muchas razones por las que los economistas fueron criticados por no predecir la crisis económica de 2008 fue que expuso algunos supuestos poco realistas en los que los economistas se habían acostumbrado a apoyarse. Esto incluye analizar la toma de decisiones de los individuos como si todos fueran perfectamente racionales en todo momento.

La ortodoxia económica anterior a 2008 a menudo suponía que las personas seguían un proceso de pensamiento muy racional cuando se enfrentaban a una decisión. Primero, enumere todos los resultados posibles de todas las opciones posibles, asigne un valor a cada una y evalúe el riesgo potencial. A continuación, realice un análisis exhaustivo basado en los rendimientos esperados de cada opción y elija la decisión óptima. ¿Es este proceso racional? Ciertamente. ¿Realista? Bien…

Evidentemente, ese pensamiento puramente racional estuvo ausente en el período previo a 2008, cuando los bancos comenzaron a empaquetar préstamos de alto riesgo y venderlos como valores financieros sobrevaluados. La subestimación sistemática del riesgo, alimentada por riesgo moralrepresentó una apuesta que le costó cara al mundo.

En parte como respuesta a tales tragedias, la economía desde sus inicios ha aceptado críticas a sus modelos y fracasos, y las ha utilizado para crear modelos de economía más sólidos y realistas. Un ejemplo importante de esto es la aparición de conducta economicaque pregunta cada vez más cómo se comportan las personas reales ante la toma de decisiones y los riesgos de maneras que no son necesariamente óptimas. Incorpora factores psicológicos, culturales, sociales y emocionales en sus teorías y es un excelente ejemplo de cómo la economía puede beneficiarse de otras ciencias sociales.

Llamando a todos los futuros economistas

En resumen, y aunque no existe una fórmula estricta, los grandes economistas suelen tener las habilidades estadísticas y matemáticas para trabajar con datos y obtener conocimientos significativos. A menudo tienen un especialización en una o dos áreas, pero se benefician enormemente si comprenden otras. Son capaces de emerger de las profundidades del análisis y comunicar el significado de alto nivel a otras partes interesadas importantes que no tienen la misma formación. Y los mejores poseen el impulso y la motivación para hacer lo correcto, hacer avanzar la teoría y hacer del mundo un lugar mejor.

Ahora más que nunca, los economistas están especialmente preparados para ayudar al mundo a comprender y navegar el futuro potencialmente tumultuoso que presentan desafíos como el cambio climático y el crecimiento explosivo de las herramientas de inteligencia artificial. Quizás puedas aceptar el llamado y convertirte en un economista que nos guíe a todos hacia la prosperidad.

Crédito de la imagen del encabezado: Pixabay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *