Reseña del libro: “Auges y depresiones”

El libro de 1932 «Auges y depresiones» de Irving Fisher, junto con su libro de 1933. econometria El artículo «La teoría de la deuda y la deflación de la Gran Depresión» marcó el comienzo de una nueva era para la economía moderna. macroeconómica y literatura financiera. Este artículo revisa el libro a la luz del actual escenario económico y financiero.

El autor

Irving Fisher es un economista matemático venerado y algunos lo consideran «el economista más grande que jamás haya producido Estados Unidos» (Schumpeter, 1997), a pesar de su historial de promoción de ideas dañinas (se sabía que Fisher era un defensor de la eugenesia, y apoyaba ideas racistas). Sin embargo, sus libros e informes sobre economía han sido elogiados por su claridad y facilidad de comprensión. Conocido en economía por su perspectiva inveterada, a Fisher se le atribuye haber defendido una serie de reformas al sistema monetario, incluido el dólar compensado, la regla de estabilidad del nivel de precios, el 100% del dinero, la prohibición del dinero sellado y la atención médica financiada por el gobierno, entre otras.

La inspiración de Fisher para escribir el libro: perder en acciones

En la década de 1920, Fisher calculó un índice bursátil que se informaba y publicaba periódicamente en periódicos de renombre. El 15 de octubre de 1929, el New York Times citó la declaración de Fisher en una reunión de la Asociación de Agentes de Compras. El Times creía que la actitud de Fisher «cayó en un optimismo casi absoluto».

Unos días más tarde, el 24 de octubre, también conocido como Jueves Negro, la caída del mercado de valores de 1929 (Bordo & Rockoff, 2011) demostró que el Times tenía razón y Fisher estaba muy equivocado. La Gran Depresión había comenzado.


Crédito de la imagen: Pixabay.

La predicción equivocada de Fisher se ha vuelto legendaria. Pero en lugar de dejar que eso lo deprimiera, la debacle influyó en Fisher para reflexionar sobre sus predicciones y escribir el libro «Booms and Depressions». Pasó a convertirse en el santo grial para la investigación de las fluctuaciones de los ciclos económicos, los ciclos de deuda y los crisis económicas.

Descripción general del libro

En el libro «Booms and Depressions», Fisher recopila nueve factores principales que provocaron la depresión y aceleraron sus efectos adversos, siendo el sobreendeudamiento el primer factor principal. Los otros factores incluyen el volumen de moneda, el nivel de precios, el patrimonio neto, las ganancias, la producción, el comercio y el empleo, y el optimismo y el pesimismo.

El sobreendeudamiento se produce cuando las deudas pendientes (ya sean individuales, corporativas o nacionales) son considerables en relación con otros factores económicos como activos, ingresos, oro y liquidez. En su libro, Fisher afirma que todos los demás factores desempeñan un papel auxiliar frente a dos factores dominantes: «el sobreendeudamiento para empezar y deflación Aunque otros factores pueden ser más evidentes en episodios específicos, su papel suele estar subordinado al sobreendeudamiento y la deflación, actuando como efectos o síntomas de la vulnerabilidad de la deuda. La deuda también amplifica los efectos nocivos de la sobreinversión, el exceso de confianza y el exceso de confianza. -especulación.

Fisher también afirma que el mercado monetario y el mercado de deuda están estrechamente vinculados. El volumen de moneda se mide no sólo en el sentido de depósitos, sino también como moneda de crédito creada por “la pluma y la tinta del banquero”. Esta moneda se origina y termina en las entradas bancarias, la cual se compensa en tiempos regulares mediante una entrada alternativa, pero se anula en recesiones mientras las personas y las empresas luchan por pagar sus deudas. Debido a esta tendencia, el dicho “la deuda de un hombre es otro activo”, defendido por (Krugman, 2011) no siempre se sostiene.

Además, Fisher proporciona una comprensión general de la relación entre la deuda real y el nivel de precios, que es crucial para medir la dirección de la economía. En palabras simples, si el nivel de precios se duplica, el valor real de la deuda se reduce a la mitad y si el nivel de precios se reduce a la mitad, el valor real de la deuda se duplica. Inflación y deflación Por lo tanto, tienen un efecto contrastante sobre la deuda real y su posterior impacto en la economía real.

Si bien se puede argumentar que la deflación aumentará el valor del dinero, también aumenta el valor de la deuda. Esto dificulta el pago de la deuda y, al mismo tiempo, reduce el gasto y la inversión. Una indicación similar la da (Minsky, 1992), quien sostiene que las “ventas de emergencia” afectan a la economía al reducir los precios de los activos. Ante la ausencia de oportunidades de refinanciamiento y el deterioro del flujo de efectivo de las operaciones durante una recesión, las empresas se ven obligadas a vender activos (a veces con grandes descuentos) para pagar sus obligaciones. Las ventas urgentes y la caída de valor de los activos se retroalimentan recursivamente, exasperando el impacto inicial de la deflación.

Fisher dedujo la siguiente cadena de consecuencias sobre cómo interactúan los nueve factores. Comienza con un shock al sistema que afecta ya sea a las tasas de interés o a la capacidad productiva o de ingresos. El efecto posterior del shock obliga a una empresa a liquidar deudas y realizar ventas urgentes, lo que resulta en una contracción de la moneda de depósito a medida que se cancelan los préstamos bancarios. En consecuencia, esto ralentiza la velocidad de circulación.

Lo que sigue es una caída en el nivel de precios, lo que resulta en una caída en el patrimonio neto de las empresas. Esto acelera las quiebras y da como resultado una caída de las ganancias, una reducción de la producción y una disminución del comercio y la economía. empleo. Todos estos factores provocan un sentimiento pesimista y una pérdida de confianza, lo que lleva a individuos y empresas a favorecer el acaparamiento de dinero. Esto da como resultado una reducción adicional de la velocidad de circulación.


Crédito de la imagen: Pixabay.

Las fuerzas del mercado intentan reequilibrar la demanda de dinero con la oferta cambiando la tasa de interés. En los casos más importantes, observamos una caída de las tasas de interés nominales o monetarias y un aumento de las tasas de interés reales o de productos básicos (Fisher, 1933).

La acogida del libro entre los economistas.

Las observaciones de Fisher en el libro han sido respaldadas por muchos economistas de renombre a lo largo de los años. Éstas incluyen Ben BernankeJohn Kenneth Galbraith, Charles Kindleberger, Milton Friedman, Hyman Minsky, Paul Samuelson y Christina Romer, todos los cuales han comentado el trabajo en sus libros, artículos o discursos.

La admirable calidad del libro reside no sólo en su vívida explicación de la Gran Depresión sino en proporcionar un marco para el análisis de futuras crisis. Esta sabiduría de este libro se invoca una y otra vez a medida que surgen nuevas crisis financieras y económicas. Desde su publicación, el libro ha sido citado en artículos, informes y otros libros de gran influencia sobre gestión de inversiones y la crisis financiera.

En ese espíritu, podemos comparar la reciente crisis económica con la Gran Depresión para mostrar que muchos factores económicos identificados por Fisher se están moviendo de la misma manera que antes y después de la Gran Depresión.

El primer factor significativo es la deuda. Los informes del Instituto de Finanzas Internacionales muestran que el nivel global de deuda alcanzó un récord histórico en 2023, y aproximadamente el 80% de esa acumulación de deuda proviene de mercados maduros como Estados Unidos y Francia. Esto se hace eco de los informes del Banco Mundial, que muestran que el mundo ha estado en una “cuarta ola” de deuda creciente, advirtiendo que podría terminar en una crisis. Mientras que el papel de deflación es discutible (prevaleció en los primeros meses de 2020 solo para ser asumido por inflacionista presiones), este parece ser un momento en el que la deflación tendría consecuencias devastadoras y probablemente llevaría al mundo a otra crisis de deuda.

Entre otros factores, la tasa de interés parece ser la variable definitoria de la recuperación futura. Un aumento de la tasa de interés cambiará la dinámica de los niveles de precios. Los economistas están divididos sobre si el estímulo y la política monetaria acomodaticia que se utilizó para disuadir la crisis de la COVID darán lugar a tendencias inflacionarias o deflacionarias a largo plazo. La presencia de inflación y tasas de interés bajas ha estabilizado el entorno financiero, pero la tendencia podría revertirse pronto a medida que los bancos centrales aumenten las tasas de interés.

Otros factores como el volumen de moneda, las ganancias corporativas y la velocidad de circulación también se han movido en la misma dirección que predijo Fisher, aunque con menos intensidad. Esto se debe al apoyo sin precedentes del gobierno y del banco central que ha impedido la liquidación de deuda y las ventas urgentes hasta el momento. La pregunta vital que debemos plantearnos aquí es: “¿por cuánto tiempo?”. A pesar de la aparente recuperación, la evidencia de episodios recesivos pasados ​​da la sensación de que la prosperidad puede ser de corta duración. La cadena de acontecimientos de Fisher puede haber sido pospuesta, pero su posibilidad no anulada.

Detalles del libro

Auges y depresiones: algunos primeros principios
Editorial: Adelphi Company, Nueva York
ISBN 1453697640, 9781453697641
Comprar en Alibris (A NOSOTROS)
Comprar en Amazonas (internacional)

Referencias

Pescador, I. (1933). Teoría de la deuda-deflación de las grandes depresiones. econometria337–357. https://doi.org/10.2307/1907327
Krugman, P. (2011). La deuda es (principalmente) dinero que nos debemos a nosotros mismos. Los New York Times. https://krugman.blogs.nytimes.com/2011/12/28/debt-is-mostly-money-we-owe-to-ourselves/
Minsky, HP (1992). La hipótesis de la inestabilidad financiera. La hipótesis de la inestabilidad financiera74, 1–10. https://doi.org/10.1117/12.774256


Schumpeter, JA (1997). Diez grandes economistas. Diez grandes economistas. https://doi.org/10.4324/9780203202371

Crédito de la imagen del encabezado: Pixabay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *