El calor y el humo de los incendios forestales son aún más dañinos cuando se combinan, según un estudio

A medida que los humanos calientan el planeta, tanto las olas de calor como los incendios forestales se están volviendo más graves y duraderos en el oeste americano. Eso también significa que es más probable que se superpongan. Los investigadores han estimado que dos tercios de la superficie terrestre de California experimentaron un calor abrasador y un denso humo de incendios forestales al mismo tiempo en algún momento durante el año récord de incendios del estado, 2020.

Ambos peligros son perjudiciales para la salud por sí solos: el estrés por calor aumenta la tensión cardíaca y la inhalación del humo de los incendios forestales puede agravar las afecciones pulmonares. El nuevo estudio, dirigido por investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, analizó los efectos en la salud cuando las dos amenazas aparecían en conjunto.

En días excepcionalmente calurosos y llenos de humo, permanecer en el interior no siempre ayuda, y ciertamente no para las personas que no tienen aire acondicionado y purificadores de aire, dijo Tarik Benmarhnia, epidemiólogo ambiental de Scripps y uno de los autores del estudio. «La contaminación del aire no se queda educadamente afuera», dijo. «Entra, interactúa con muchos contaminantes del aire interior y puede provocar muchos problemas».

Los investigadores tomaron datos estatales sobre hospitalizaciones no programadas entre 2006 y 2019 y los combinaron con lecturas detalladas de temperaturas y humo de incendios forestales.

Descubrieron que la exposición combinada a los dos peligros tenía un efecto mayor en las hospitalizaciones que la suma de los efectos de cada uno por separado. En otras palabras, el daño a la salud causado por el calor y el humo simultáneos fue mayor que la suma de sus partes.

Los investigadores encontraron que el corazón agrícola de California, el Valle Central y su extremo norte boscoso experimentaron más días calurosos y llenos de humo que otras regiones durante el período de estudio.

También encontraron que el tamaño del efecto compuesto del calor y el humo variaba entre comunidades con diferentes datos demográficos. Las áreas con indicadores socioeconómicos más débiles y mayores proporciones de residentes no blancos lo tuvieron peor.

Por el momento, los avisos de calor en California provienen de las oficinas locales del Servicio Meteorológico Nacional, mientras que los distritos locales de gestión de la calidad del aire emiten advertencias de aire peligroso.

Los hallazgos del estudio sugieren que una advertencia conjunta sobre calor y humo ayudaría a mantener a más personas seguras, dijo el Dr. Benmarhnia. Para tener en cuenta el peligro adicional en los días sofocantes, los funcionarios también podrían considerar emitir alertas de calidad del aire incluso cuando la contaminación no haya alcanzado el nivel que activaría una advertencia en los días más fríos, dijo.

Una portavoz de la Junta de Recursos del Aire de California dijo que la agencia estaba preparando nuevos recursos educativos este año para ayudar a los residentes a protegerse del calor y el humo simultáneos.

«Este tipo de eventos conjuntos van a ocurrir cada vez más», dijo el Dr. Benmarhnia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *