Muchos estadounidenses transgénero enfrentan estigma y dificultades financieras, según una encuesta

Los estadounidenses transgénero y no binarios experimentan tasas marcadas de desempleo y acoso, según la encuesta más grande sobre sus experiencias de vida hasta la fecha. Los datos reflejan un patrón de discriminación de larga data en un momento en que los estados de todo el país han aprobado leyes que restringen su atención médica, el acceso al baño y la participación en deportes.

Los hallazgos provienen de la Encuesta Transgénero de EE. UU., en la que muchos investigadores y formuladores de políticas han confiado desde que se lanzó una versión en 2011. El Centro Nacional para la Igualdad Transgénero, un grupo de defensa, llevó a cabo la última versión de la encuesta a fines de 2022, obteniendo respuestas de más de 92.000 estadounidenses transgénero y no binarios, de 16 años en adelante, de todos los estados del país.

El grupo lanzó un analisis preliminar de respuestas a las 600 preguntas de la encuesta el miércoles, y se espera el informe completo a finales de este año.

La encuesta no se realizó a una muestra aleatoria de personas transgénero, por lo que no puede interpretarse como representativa de la población transgénero en su conjunto. También sesgó a los jóvenes, con el 43 por ciento de los encuestados entre 18 y 24 años.

Aun así, hubo más del triple de encuestados que en 2015, la última vez que se realizó la encuesta. llevado a cabocuando participaron 28.000 personas.

«No se ven conjuntos de datos como este», Sandy James, abogado y el investigador principal de la nueva encuesta, en una conferencia de prensa. «Decenas de miles de personas trans sabían que era imperativo hacer oír su voz».

Muchos encuestados informaron problemas financieros. El dieciocho por ciento de los encuestados dijeron que estaban desempleados, una tasa mucho más alta que la tasa nacional, y un tercio dijo que se habían quedado sin hogar en algún momento de sus vidas. Más de una cuarta parte informó no haber visitado a un médico cuando lo necesitaba durante el año anterior debido a los altos costos.

Casi un tercio de los encuestados dijeron que habían sido acosados ​​verbalmente durante el año anterior, y el tres por ciento de los encuestados dijeron que habían sido atacados físicamente durante el último año debido a su identidad de género.

Pero también informaron experiencias positivas. Una abrumadora mayoría de los encuestados (casi el 94 por ciento) dijo que estaban más satisfechos con sus vidas desde la transición. Entre los que recibieron hormonas, el 98 por ciento dijo que los tratamientos los habían hecho más satisfechos con la vida.

Desde la encuesta de 2015, las legislaturas estatales se han vuelto considerablemente más hostiles hacia las personas LGBTQ, con restricciones en la atención médica. para minorías y adultos, libros de la bibliotecaacceso al baño, participación deportiva en las escuelas e identificación de género en documentos legales. Las legislaturas estatales están examinando actualmente cerca de 400 proyectos de ley de este tipo, de acuerdo a la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

Casi la mitad de los encuestados de 2022 dijeron que habían considerado mudarse el año anterior debido a proyectos de ley restrictivos aprobados o introducidos en su estado, y el 5 por ciento dijo que se habían mudado. El cuarenta y cuatro por ciento informó de problemas psicológicos graves en los 30 días anteriores.

Los resultados parecen coincidir en gran medida con los hallazgos de 2015, aunque el grupo aún no ha comparado los datos en detalle, dijo el Dr. James.

“Se ha creado una condición estable, un entorno en el que las personas no pueden prosperar”, dijo el Dr. James. “Y las personas trans están tratando de avanzar en sus vidas, como quiere hacer cualquier otra persona en Estados Unidos”.

La encuesta de 2022 fue la primera en incluir a encuestados de 16 y 17 años, y representaron más de 8.000 del total de encuestados. Los adolescentes fueron excluidos de algunos de los otros análisis del informe preliminar, como los relacionados con sus experiencias con tratamientos médicos, pero serán incluidos en el informe publicado a finales de este año.

El sesenta por ciento de los adolescentes reportaron maltrato en la escuela, incluido acoso verbal, violencia física e intimidación en línea, además de que se les prohibía usar los nombres, pronombres o el baño elegidos que coincidieran con su identidad de género. Los menores también eran más propensos que los adultos a informar que tenían familiares que no apoyaban su identidad de género, y el 5 por ciento dijo que los miembros de la familia habían sido violentos con ellos porque eran transgénero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *