Toma forma el plan para el nuevo y enorme colisionador de partículas de Europa

El laboratorio europeo CERN reveló el lunes más detalles sobre sus planes para un nuevo y enorme acelerador de partículas que eclipsaría al Gran Colisionador de Hadrones (LHC), intensificando los esfuerzos para descubrir los secretos subyacentes del universo.

Si se aprueba, el Futuro Colisionador Circular (FCC) comenzaría a chocar sus primeras partículas a mediados de este siglo, y comenzaría sus colisiones de mayor energía alrededor de 2070.

Funcionando bajo Francia y Suiza, tendría más del triple de longitud que el LHC del CERN, actualmente el acelerador de partículas más grande y potente.

La idea detrás de ambos es enviar partículas girando alrededor de un anillo para chocar contra cada uno de ellos a casi la velocidad de la luz, de modo que las colisiones revelen su verdadera naturaleza.

Entre otros descubrimientos, el LHC hizo historia en 2012 cuando permitió a los científicos observar por primera vez el bosón de Higgs. Pero se espera que el LHC, que costó 5.600 millones de dólares y comenzó a funcionar en 2010, habrá terminado su ciclo alrededor de 2040.

La FCC, más rápida y potente, permitiría a los científicos seguir ampliando los límites. Esperan que pueda confirmar la existencia de más partículas (los componentes básicos de la materia) que hasta ahora sólo han sido teorizadas.

Otra tarea pendiente para la ciencia es determinar exactamente de qué está hecho el 95 por ciento del universo. Se cree que alrededor del 68 por ciento del universo es energía oscura, mientras que el 27 por ciento es materia oscura; ambos siguen siendo un completo misterio.

Otra incógnita es por qué hay tan poca antimateria en el universo, en comparación con la materia. El CERN espera que una mejora masiva de la capacidad de la humanidad para destruir partículas pueda arrojar luz sobre estos enigmas y más.

«Nuestro objetivo es estudiar las propiedades de la materia en la escala más pequeña y con la energía más alta», afirmó la directora general del CERN, Fabiola Gianotti, al presentar un informe provisional en Ginebra.

El informe presenta los primeros hallazgos de un estudio de viabilidad de la FCC que finalizará en 2025. En 2028, los estados miembros del CERN, que incluyen al Reino Unido e Israel, decidirán si siguen adelante con el plan o no.

Si se le da luz verde, la construcción del colisionador comenzaría en 2033.

El proyecto se divide en partes.

En 2048, el colisionador «electrón-positrón» comenzaría a aplastar partículas ligeras, con el objetivo de seguir investigando el bosón de Higgs y la llamada fuerza débil, una de las cuatro fuerzas fundamentales.

El coste del túnel, la infraestructura y la primera etapa del colisionador sería de unos 15.000 millones de francos suizos (17.000 millones de dólares), dijo Gianotti. El pesado colisionador de hadrones, que aplastaría protones, no entraría en funcionamiento hasta 2070.

Su objetivo energético sería de 100 billones de electronvoltios, rompiendo el récord del LHC de 13,6 billones.

Gianotti dijo que este último colisionador es la «única máquina» que permitiría a la humanidad «dar un gran salto en el estudio de la materia».

Tras ocho años de estudio, la configuración elegida para el FCC fue un nuevo túnel circular de 90,7 kilómetros de longitud y 5,5 metros de diámetro.

El túnel, que conectaría con el LHC, pasaría por debajo de la región de Ginebra y su lago homónimo en Suiza, y rodearía hacia el sur, cerca de la pintoresca ciudad francesa de Annecy.

En la superficie se construirían ocho sitios técnicos y científicos.

El CERN dijo que está consultando con las regiones a lo largo de la ruta y planea realizar estudios de impacto sobre cómo el túnel afectaría el área.

© 2024 AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *