El FMI es un ancla a la deriva en una economía mundial cambiante

Manténgase informado con actualizaciones gratuitas

El escritor es editor colaborador del FT y escribe el boletín Chartbook.

Este verano se cumplirá el 80º aniversario de la conferencia de Bretton Woods en la que la coalición aliada en la Segunda Guerra Mundial concibió el sistema monetario de posguerra y la arquitectura de las instituciones financieras internacionales (el FMI y el Banco Mundial) que lo supervisarían. Al mismo tiempo, también decidieron la arquitectura de seguridad de la ONU. A lo largo de las décadas posteriores, esta arquitectura global ha perdurado. Y lo ha hecho reinventándose.

Kristalina GeorgievaEl director gerente del FMI, recientemente celebró el historial del fondo de ampliar y evolucionar su papel dentro de un mandato constante. Pero a pesar de lo flexible que ha sido el FMI, como el resto de la arquitectura global, su evolución ha seguido la línea del poder occidental. Y lo que define a la economía mundial en este momento es la comprensión de que esta línea ya no abarca el futuro. En el caso del fondo, esta discrepancia es particularmente clara.

En sus primeras décadas, el FMI fue el banco interno de las economías avanzadas miembros del sistema de Bretton Woods. En gran medida no prestó a los países en desarrollo. Luego, en las décadas de 1970 y 1980, cuando Bretton Woods colapsó y aumentaron los flujos globales de capital, se convirtió en una organización de extinción de incendios que se ocupaba de las crisis de deuda en América Latina y el mundo en desarrollo. El dinero fluyó de norte a sur, pero no era ningún secreto que lo que estaba en juego eran las fortunas de los bancos sistémicamente importantes del norte.

Si la década de 1980 dio origen al Consenso de Washington, el Fondo lo encarnó. Pero, en lo que respecta al FMI, el fin de la historia prometido por el politólogo estadounidense Francis Fukuyama nunca llegó. Lo que ahora recordamos como décadas felices de globalización después de 1989 estuvieron lejos de ser un camino de rosas. Las crisis estallaron en México, el este y sudeste de Asia, Rusia y nuevamente en Argentina y Brasil. La dura condicionalidad del fondo enfrentó reacciones negativas, incluso de economistas de alto perfil en Occidente.

Aunque la globalización avanzaba, a principios de la década de 2000 el FMI se encontraba en una situación lamentable. Sólo los más desesperados se doblegarían voluntariamente bajo el yugo de un programa del FMI. A medida que la lista de clientes se agotó, el presupuesto del fondo se redujo. El personal fue despedido. Lo que lo salvó fue la crisis financiera global de 2008 y sus consecuencias: un shock mundial que se originó en el sistema bancario del Atlántico norte.

El FMI no sólo fue asediado por prestatarios ansiosos, sino que la lucha del fondo contra la crisis recibió el respaldo político del G20, promovido a asamblea de jefes de gobierno en el peor momento de la crisis en noviembre de 2008.

Una vez más, el poder y el dinero estaban alineados. Pero ese respaldo político de alto nivel vino con condiciones. Debido a su economía en expansión, China se incorporó con promesas de un ajuste de la proporción de votos del FMI. Mientras tanto, los líderes europeos del FMI coincidieron con el gobierno de la ex canciller alemana Angela Merkel y la administración Obama para destinar los recursos del fondo a sucesivos rescates de la eurozona.

En un retroceso extraordinario, algunos de los programas más importantes de la historia del fondo se movilizaron para Grecia, Irlanda y Portugal. La vergüenza se vio agravada por el hecho de que el ajuste en las acciones con derecho a voto prometido a China y otros mercados emergentes fue retrasado en el Congreso por los republicanos de “Estados Unidos primero”. No fue hasta 2016 que la cuota de China aumentó a poco más del 6 por ciento, una fracción del 16,5 por ciento que posee Estados Unidos. Mientras tanto, la economía de China, medida en términos de paridad de poder adquisitivo, superó a la de Estados Unidos.

Durante la última década, bajo el liderazgo de Dominique Strauss-Kahn, Christine Lagarde y Georgieva, el personal del fondo ha estado activo en la revisión de suposiciones arraigadas sobre la austeridad fiscal y la libertad absoluta de los flujos de capital. Han aflojado la condicionalidad sobre préstamos grandes y políticamente sensibles. El fondo también ha ampliado su vigilancia para incluir cuestiones de participación femenina en el mercado laboral, desigualdad y clima. A partir de 2020, fue notablemente proactiva en su respuesta a la pandemia de Covid-19.

Pero aunque la agenda del fondo puede estar actualizada, ya no se puede evitar la pregunta: ¿a quién representan las instituciones de Bretton Woods? Como Martín Lobo Como ha argumentado, una cosa que sabemos con certeza acerca de la dirección de la economía mundial es que el equilibrio se está desplazando de Occidente a Oriente. Y, sin embargo, cuando el G20 se reunió en Nueva Delhi en septiembre de 2023, el 59,1 por ciento de las acciones con derecho a voto en el FMI estaban en manos de países que representaban el 13,7 por ciento de la población mundial. Mientras tanto, la proporción de votos de India y China en conjunto llegó a alrededor del 9 por ciento.

Está claro que esto está grotescamente fuera de línea con las tendencias futuras de la economía mundial. Lo que también está claro es que, a menos que se produzca una revolución política, el Senado estadounidense nunca aprobará un ajuste que corrija sustancialmente este desequilibrio. Tampoco lo harán los europeos, que están aún más sobrerrepresentados.

Por lo tanto, parecemos condenados a vivir en un mundo en el que las instituciones financieras internacionales de las que dependemos para anclar la red de seguridad financiera global enfrentan preguntas sin respuesta sobre su legitimidad. A pesar de toda la inventiva y adaptabilidad que su personal experto ha demostrado recientemente, se enfrentan a una batalla cuesta arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *