El presidente de Argentina enfrenta una huelga general de un día mientras sus enemigos buscan descarrilar su agenda de austeridad

BUENOS AIRES, Argentina (AP) — El presidente libertario de Argentina JavierMiley El miércoles se enfrentó a una huelga general de un día en protesta por su decreto dirigido a los sindicatos, así como por sus propuestas de cambios en las leyes económicas y laborales, lo que demuestra que sus oponentes no pierden tiempo en tratar de descarrilar su agenda de austeridad.

El sindicato más grande, conocido por sus siglas CGT, organizó la huelga y al que se sumaron otros sindicatos. Los huelguistas salieron a las calles de la capital, Buenos Aires, y de otras ciudades del país, a los que se unieron grupos sociales y opositores políticos, incluido el partido peronista que dominó la política nacional durante décadas.

MILEI DE ARGENTINA ADVIERTE AL FEM QUE RECHACE EL SOCIALISMO, DICE ‘EL MUNDO OCCIDENTAL ESTÁ EN PELIGRO’

Hasta su candidatura presidencial, mercedeconomista, era conocido principalmente por sus discursos televisados ​​contra la casta política, obtuvo la victoria el año pasado por un amplio margen y asumió el cargo hace poco más de un mes. Autodeclarado «anarcocapitalista», prometió una reducción drástica del gasto estatal destinada a apuntalar un déficit presupuestario gubernamental que, según él, está alimentando una inflación al rojo vivo, que terminó 2023 en un 211%.

El 20 de diciembre, Milei emitió un decreto que revocaría o modificaría cientos de leyes existentes para limitar el poder de los sindicatos y desregular una economía caracterizada por una intervención estatal notoriamente intensa. Un fallo judicial ha dejado en suspenso los cambios laborales. También envió un proyecto de ley general al Congreso que promulgaría reformas radicales en los campos político, social, fiscal, legal, administrativo y de seguridad.

Los sindicatos del sector público argentino están proclamando un día de huelga contra las reformas económicas de Mileis.

A primera hora de la tarde, Milei aún no había comentado públicamente sobre la huelga, que estaba prevista que finalizara a medianoche. No estaba claro si esto equivaldría a un avance en su agenda o si no representaría ningún obstáculo.

Si bien la gente tiene razones legítimas para quejarse (inflación de tres dígitos y una fuerte devaluación del peso argentino), detrás de escena el principal impulso para la huelga fue el impulso del presidente para debilitar el poder sindical, dijo el analista Sergio Berensztein, radicado en Buenos Aires.

«Para los líderes sindicales lo que está en juego es realmente mucho. Si no se quejan, su capacidad de negociación caerá dramáticamente y su influencia en la política disminuirá», dijo Berensztein a The Associated Press en una entrevista telefónica. «Milei se siente bastante cómodo confrontando a estos líderes. Sigue siendo muy popular; los líderes sindicales son impopulares».

La huelga fue la primera huelga general en Argentina en más de cuatro años, y también fue la más rápida jamás organizada durante el mandato de un presidente desde el retorno de la democracia en 1983, según una reseña del medio local Infobae. El predecesor de Milei, el centroizquierdista Alberto Fernández, no enfrentó ninguna huelga general.

«Vamos a perder más derechos por los que trabajamos», dijo a la AP la maestra Karina Villagra en una plaza frente al Congreso. «La militancia debería ser más fuerte que nunca».

merced ganó la segunda vuelta con el 56% de los votos y en su discurso inaugural dijo a Argentina que las cosas empeorarían antes de mejorar. Dos encuestas separadas este mes muestran que conserva el apoyo de más de la mitad de los encuestados a pesar de la inflación acelerada y los despidos masivos anunciados en empresas estatales.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, acusó el miércoles a los organizadores de la huelga de ser «mafiosos» empeñados en impedir el cambio que eligieron los votantes argentinos, y dijo en la plataforma X que la acción no detendría el progreso de la administración. El portavoz de Milei, Manuel Adorni, dijo en rueda de prensa: «No se puede dialogar con gente que intenta frenar al país y muestra un lado más bien antidemocrático».

Su decreto laboral restringiría el derecho de huelga de los trabajadores esenciales en los servicios hospitalarios, la educación y el transporte, y crearía nuevos mecanismos de compensación para facilitar el despido de empleados. También permitiría a los trabajadores pagar directamente a los proveedores privados de atención médica, en lugar de canalizar esos recursos a través de los sindicatos, y así agotar una fuente importante de sus ingresos.

Su administración advirtió en los últimos días que, al igual que en una manifestación celebrada en diciembre, a los manifestantes se les impediría participar en la práctica tradicional de bloquear carreteras y estarían sujetos a arrestos.

El paro comenzó al mediodía y los bancos, gasolineras, administración pública, funcionarios de salud pública y recogida de basura estaban operando de forma limitada. Los aeropuertos permanecieron abiertos, aunque la aerolínea estatal Aerolíneas Argentinas canceló 267 vuelos y reprogramó otros, interrumpiendo los planes de viaje de más de 17.000 pasajeros.

Los trabajadores del transporte público estaban programados para ir a la huelga a las 7 pm en Buenos Aires y áreas circundantes, pero planeaban operar normalmente durante el día para facilitar el acceso de los manifestantes hacia y desde la plaza frente al Congreso.

El miércoles por la tarde, decenas de miles de manifestantes habían invadido la ciudad. Héctor Daer, secretario general de la CGT, dijo a la multitud desde lo alto de un escenario que el decreto de Milei «destruye los derechos individuales de los trabajadores, los derechos colectivos y busca eliminar la posibilidad de acción sindical a nivel momento en el que tenemos una gran desigualdad en la sociedad».

Pablo Moyano, del sindicato de camioneros, les dijo que «si aprueban estas medidas de ajuste, de hambre, entonces los trabajadores, los jubilados y la gente más humilde se lo pondrán (al ministro de Economía, Luis Caputo) en los hombros y lo echarán». el río.»

Milei ha dicho que la aprobación de su propuesta de ley general crearía la base para la estabilidad y el crecimiento económicos, controlando la inflación y reduciendo la pobreza, que castiga a cuatro de cada 10 argentinos. El contenido del proyecto de ley se está discutiendo en la Cámara Baja del Congreso y se espera una votación en los próximos días.

Berensztein, el analista, dijo que espera que el proyecto de ley se diluya significativamente antes de ser aprobado por la Cámara y luego pase al Senado para otra ronda de negociaciones.

Benjamín Gedan, director del programa de América Latina del Wilson Center de Washington. dijo que si bien Milei actúa como si tuviera un mandato claro, muchos de sus votantes rechazaban el peronismo en lugar de brindar pleno apoyo a su propuesta de austeridad.

Los argentinos ya se han visto afectados por un aumento del 30% en los costos de los alimentos en un solo mes, además de un aumento en las facturas de energía y las tarifas de transporte.

HAGA CLIC AQUÍ PARA OBTENER LA APLICACIÓN FOX NEWS

«Su capacidad para mantener al público argentino a bordo se pondrá a prueba y ya se está poniendo a prueba, y eso es lo que estamos viendo ahora mismo», dijo Gedan, añadiendo que el presidente ha «dado a sus oponentes muchas armas porque se ha movido muy rápido». y dramáticamente» para abordar los problemas de Argentina.

Gedan dijo que una huelga de un día no es «una amenaza existencial» para la presidencia de Milei, pero añadió: «Realmente la pregunta es si esto es una señal de lo que está por venir».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *