Europa se enfrenta a un brote de sarampión

Una afirmación falsa en la década de 1990 que decía que la vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola causaba autismo provocó una caída en las tasas de inmunización. Posteriormente, las campañas de salud pública recuperaron gran parte de ese déficit, pero las tasas volvieron a caer durante la pandemia de Covid-19, particularmente en los países de bajos ingresos.

El virus del sarampión es particularmente hábil para encontrar focos de vulnerabilidad, pero pueden aparecer brotes de otras enfermedades prevenibles con vacunas, dijo el Dr. Saad Omer, decano de la Escuela de Salud Pública O’Donnell de UT Southwestern en Dallas.

«El sarampión suele ser el canario en la mina de carbón», dijo el Dr. Omer.

Este año en Estados Unidos, Filadelfia registró nueve casos de sarampión, el estado de Washington confirmó tres casos y estaba investigando otros tres, y varios estados estaban rastreando contactos de un solo caso cada uno.

En enero, 49 países tienen lo que la OMS llama “brotes grandes o perturbadores”, según la Dra. Natasha Crowcroft, asesora principal sobre sarampión y rubéola de la organización.

Gran Bretaña confirmó 250 casos de sarampión en 2023, la mayoría de ellos en niños menores de 10 años. En Europa el año pasado, uno de cada cinco casos fue un adulto de 20 años o más, según la OMS.

Esas cifras pueden parecer modestas, pero son una señal de que los funcionarios de salud pública deberían intensificar las campañas de inmunización, dijo el Dr. Omer.

«Si un incendio recién comienza, es el momento de hacer todo lo posible y apagarlo de inmediato, en lugar de esperar a que se propague», dijo.


Para que el sarampión permanezca bajo control, al menos el 95 por ciento de la población debe estar inmunizada. En Europa, el porcentaje de personas que habían recibido una primera dosis cayó del 96 por ciento en 2019 al 93 por ciento en 2022.

Más de 1,8 millones de bebés no recibieron la vacuna contra el sarampión entre 2020 y 2022.

«En realidad sabíamos que esto iba a suceder, por lo que no es una novedad para nosotros», dijo el Dr. Crowcroft sobre el aumento de los casos de sarampión en Europa.

«Hay momentos en los que no hay ningún placer en tener razón, y éste es uno de esos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *