La Ryder Cup tiene décadas de drama entre Estados Unidos y Europa

No hay nada en juego (ni premios en metálico, títulos individuales ni puntos para el ranking mundial) para los 24 jugadores que participarán en la Ryder Cup 2023, que comienza el viernes en el Marco Simone Golf & Country Club de Roma.

Nada y todo.

Los miembros del equipo de Europa y Estados Unidos jugarán por algo más grande y, como hemos visto, especialmente en las últimas décadas, la competencia bienal de tres días de duración, que comenzó en 1927, seguramente generará recuerdos.

Aquí, en orden cronológico, hay 10 Ryder Cups que se destacan.

El campo en Southport estuvo lleno con unos 15.000 espectadores y no fueron engañados.

El resultado se redujo al último hoyo del partido individual entre Syd Easterbrook de Inglaterra y Denny Shute de Estados Unidos. Con el partido igualado, ambos jugadores se enfrentaron a putts de aproximadamente 30 pies.

Easterbook, que fue primero, falló su intento. Todo lo que Shute tenía que hacer era dos putts y Estados Unidos retendría la Copa.

Shute lanzó su putt a cuatro pies del hoyo y también falló el siguiente, entregando la victoria al equipo británico. El resto de Europa no estaría incluido en la Ryder Cup hasta 1979.

Los americanos tenían de su lado al gran Ben Hogan, pero como capitán, no como jugador.

Hogan todavía se estaba recuperando de un accidente automovilístico que lo mantendría al margen hasta 1950. Tampoco pudo jugar Cary Middlecoff, el campeón del Abierto de Estados Unidos que no era miembro de la PGA de América.

Aun así, Estados Unidos, al ganar seis de los ocho partidos individuales, remontó una desventaja de dos puntos para ganar la Ryder Cup por cuarta vez consecutiva en el campo del noreste de Inglaterra. Los grandes campeones Sam Snead, Jimmy Demaret y Lloyd Mangrum estuvieron entre los ganadores.

No hubo ninguna toma que haga que este año sea tan memorable.

Fue más bien un gesto de deportividad.

Provino de Jack Nicklaus en el último hoyo de su partido de individuales contra Tony Jacklin en el campo cerca de Manchester. Nicklaus recogió la marca de la bola de Jacklin para conceder un putt de dos pies que dejó el partido y la competencia en general, empatados. Estados Unidos, por ser el campeón defensor, retuvo la Copa.

“Aquí estaba él, el [British] Campeón del Open, el nuevo héroe, y de repente sentí que si fallaba este putt sería criticado para siempre”, dijo Nicklaus más tarde. «Todo esto pasó por mi mente en un período de tiempo muy, muy rápido, y dije: ‘No voy a darle a Tony Jacklin la oportunidad de perdérselo'».

Un disparo sensacional lo realizó el joven español Seve Ballesteros; el otro, por un estadounidense, Lanny Wadkins, en el campo de Palm Beach Gardens, Florida.

Desde un bunker de calle a 240 yardas en el hoyo 18, par 5, Ballesteros envió la bola al borde del green, y desde allí pudo conseguir un par y reducir a la mitad su partido con Fuzzy Zoeller.

Wadkins golpeó la pelota desde 60 yardas hasta un pie en el hoyo 18 para luego reducir a la mitad su partido con José María Cañizares y lograr una victoria por un punto para Estados Unidos.

Con Jacklin como capitán, el equipo de Europa capturó la Ryder Cup en este campo cerca de Birmingham por primera vez desde 1957. El período de dominio estadounidense había terminado.

Destacaron dos jugadores de España, Ballesteros y Manuel Piñero. Piñero ganó cuatro puntos para los europeos, mientras que Ballesteros, una de las estrellas más brillantes del juego en ese momento, acumuló tres puntos y medio.

Craig Stadler, ex campeón del Masters, también jugó bien, aunque falló un putt corto el sábado por la mañana que le costó a Estados Unidos medio punto importante. El equipo de Europa ganó tres de los cuatro partidos de la tarde para tomar una ventaja de 9-7 hasta el domingo.

Por primera vez, Estados Unidos perdió en su propio suelo. La final: 15 a 13.

Los estadounidenses tenían marca de 13-0 en casa antes de quedarse cortos en el campo cerca de Columbus, Ohio, que fue diseñado por Jack Nicklaus, el capitán de Estados Unidos. Con una desventaja de cinco puntos, el equipo estadounidense se recuperó en los individuales, pero el déficit era demasiado grande.

Ballesteros volvió a estar en plena forma para los europeos, sumando cuatro puntos en cinco partidos. Nick Faldo, Bernhard Langer e Ian Woosnam contribuyeron con tres puntos y medio cada uno; Sandy Lyle y José María Olazábal ganaron tres puntos.

Del otro lado, Ben Crenshaw tuvo marca de 0-3, mientras que Tom Kite y Hal Sutton fueron los únicos estadounidenses con tres puntos.

Al final todo se redujo a un putt en el Ocean Course de Carolina del Sur.

El putt fue desde seis pies de distancia, y si Langer lo lograra, ganaría su partido sobre el tres veces campeón del US Open, Hale Irwin, y el equipo de Europa se quedaría con la Copa.

Si fallara, Estados Unidos tomaría posesión por primera vez desde 1983. Es difícil imaginar a un jugador sintiendo más presión. Incluso en un torneo importante.

Langer se perdióy los europeos devolvieron la Copa a los estadounidenses, y no la recuperaron hasta 1995.

Crenshaw, capitán de Estados Unidos, que iba perdiendo por cuatro puntos al iniciar los partidos individuales del último día, todavía creía en su equipo.

Con buena razón.

Los estadounidenses sumaron ocho puntos y medio el domingo para superar al equipo de Europa por uno. Entre los que lograron grandes victorias se encuentran Tiger Woods, Phil Mickelson, Davis Love III y David Duval.

El evento, celebrado en las afueras de Boston, también generó controversia con los jugadores estadounidenses corriendo hacia el green 17 después de que Justin Leonard hiciera un putt para birdie desde 45 pies. Sin embargo, el partido y la competición en sí aún no habían terminado. Olazábal enfrentó un putt para birdie que habría mantenido a los jugadores empatados rumbo al 18. Falló.

Al igual que en 1991, la Ryder Cup, celebrada por primera vez en Gales, se redujo al último partido individual, en el que el europeo Graeme McDowell se enfrentó al estadounidense Hunter Mahan.

Después de lograr un birdie de 15 pies en el hoyo 16 para ponerse dos arriba, McDowell prevaleció cuando Mahan tuvo problemas en el 17.

Los europeos tenían una ventaja de tres puntos de cara al último día, pero tuvieron que aguantar mientras Woods, Mickelson, Steve Stricker, Dustin Johnson, Jeff Overton y Zach Johnson pusieron todos los puntos en el marcador para Estados Unidos. Otro contribuyente clave fue Rickie Fowler, quien se recuperó para asegurar medio punto contra Edoardo Molinari.

Se parecía mucho a 1999.

Solo que esta vez, fue el turno del equipo de Europa de remontar un déficit de cuatro puntos de cara a los 12 partidos individuales del domingo, y nada menos que en territorio de su oponente.

Con victorias clave en el campo a las afueras de Chicago de Justin Rose sobre Mickelson, Sergio García sobre Jim Furyk y Martin Kaymer sobre Steve Stricker, Europa superó a Estados Unidos por ocho y medio a tres y medio en el último día. Sólo Dustin Johnson, Zach Johnson y Jason Dufner ganaron sus partidos con Estados Unidos.

Kaymer de Alemania consiguió la victoria con un putt de seis pies en el green 18.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *