La corrupción en los deportes africanos arruina a los atletas brillantes – The Mail & Guardian

Los jugadores de Uganda se reúnen antes del partido de la Copa de Naciones Vitality Netball entre New Zealand Silver Ferns y Uganda She Cranes en el OVO Arena, Wembley, el 21 de enero de 2024 en Londres, Inglaterra. (Foto de Alex Pantling/Getty Images)

Los atletas kenianos organizaron una protesta en el estadio Nyayo la semana pasada, retrasando las pruebas de selección para los juegos de atletismo de toda África.

Los atletas kenianos, y muchos fanáticos, estaban enojados porque los administradores deportivos nacionales planeaban llevar solo una persona por disciplina en las competencias que se celebrarían en Accra a finales de este mes. Históricamente, Kenia ha aceptado a tres personas por disciplina.

“¿Cómo puede el gobierno acoger a un solo deportista? ¿Qué pasa con el resto que ha invertido para este día?” preguntó la campeona mundial de 800 metros Mary Moraa, quien encabezó la protesta, según la periodista keniana Michelle Katami.

Los hastiados aficionados al atletismo de Kenia reaccionaron con indignación, pero no con sorpresa.

“Todos conocemos este guión. Conservarán el resto de las plazas para sus novias e hijos”, dijo un keniano en las redes sociales. Otro concluyó: “Los deportistas kenianos son campeones mundiales; Los directivos deportivos de Kenia son una vergüenza mundial”.

No hace falta buscar muy lejos para encontrar otros ejemplos de incompetencia, negligencia o corrupción. En uno de los casos más atroces, en 2016, el secretario del gabinete de deportes de Kenia fue acusado de malversar la mayor parte de los 6 millones de dólares presupuestados para el equipo olímpico del país.

Junto con el jefe de misión del equipo, fueron declarados culpables y condenados a pagar multas por valor de casi un millón de dólares, una sentencia que causó revuelo en Kenia. Ambos funcionarios pagaron las multas y presumiblemente se quedaron con el cambio.

La protesta de los atletas la semana pasada tuvo cierto impacto. El jueves por la mañana, Kenya Athletics había encontrado espacio en el presupuesto para acoger a 50 atletas para Accra, en lugar de los 32 anunciados inicialmente.

A pesar de los desafíos fuera de la pista, los atletas de Kenia siguen estando entre los mejores del mundo. Faith Kipyegon tiene el récord mundial de 1.500 y 5.000 m. Brigid Kosgei es la corredora de maratón más rápida de la historia. Eliud Kipchoge el hombre más rápido en la misma disciplina. La lista continua. ¿Imagínese lo que podrían hacer en un entorno que apoyara su progreso, en lugar de frenarlo?

Un estudio de caso sobre corrupción deportiva

El equipo de netball femenino de Uganda está muy familiarizado con ese desafortunado guión. Podrían ser campeones mundiales, pero son socavados por funcionarios vergonzosos. Las She Cranes, que ahora ocupan el sexto lugar en el mundo y el segundo en África, son el equipo nacional más exitoso de Uganda.

Ese éxito no se debe al gobierno, sino a pesar de él. Sus tribulaciones son casi tan legendarias como sus proezas deportivas.

El equipo pasó del octavo al sexto lugar del mundo después de buenas actuaciones recientemente en Gales e Inglaterra. Pero la fluidez del equipo en el campo enmascaró el caos que había vivido durante meses en casa.

En su aparición en televisión en febrero de 2023, la presidenta de la Federación de Netball de Uganda, Sarah Babirye Kityo, denunció a su jefe, el secretario general del Consejo Nacional de Deportes, Patrick Ogwel. Dijo que él le pidió cuentas de 425 millones de chelines ugandeses (109.000 dólares), cuando él sólo le había dado 186 millones de chelines (48.000 dólares).

Una investigación realizada por el defensor del pueblo del gobierno confirmó estas acusaciones y descubrió que Ogwel había recibido más de 100 millones de chelines (26.000 dólares) en sobornos de la federación de netball; el dinero se desvió de las asignaciones de los jugadores.

Ogwel negó las acusaciones en su contra y el parlamento de Uganda emprendió una segunda investigación. Esta vez, fue la denunciante Kityo quien terminó en prisión por no rendir cuentas de los fondos que, según ella, habían sido robados. Ogwel no respondió a las solicitudes de comentarios.

El episodio es sólo el último para el sufrido equipo.

En 2013, el equipo de netball viajó por carretera a Malawi para participar en la Copa Africana de Naciones, llegando cuando los juegos ya habían comenzado. Después del agotador viaje en autobús de 2.400 kilómetros, tuvieron que jugar el mismo día que llegaron allí. Sin apenas sustento (otros equipos les ofrecieron agua) las chicas se esforzaron y consiguieron conseguir el tercer puesto.

Una investigación descubrió que Ogwel había recibido más de 100 millones de chelines en sobornos, desviados de las asignaciones de los jugadores.

Más tarde, ese mismo año, ganaron la Copa de Naciones de Netball en Singapur a pesar de un drama similar. El equipo perdió su vuelo después de que llegaran tarde los fondos, perdió su primer partido y, después de un viaje de 11 horas, llegó a Singapur sólo seis horas antes de jugar contra Irlanda. Ganaron y siguieron ganando hasta que vencieron al anfitrión Singapur en la final.

La podredumbre es amplia y profunda.

Los funcionarios deportivos de Uganda y Kenia no son los únicos envueltos en acusaciones de corrupción, negligencia y abuso.

En Camerún, el legendario Samuel Eto’o –que ahora preside la federación de fútbol del país, Fecafoot– está siendo investigado por la Confederación Africana de Fútbol (CAF) por presunto amaño de partidos. La CAF dice que lo presume inocente hasta que se demuestre lo contrario, y Eto’o niega todas las acusaciones.

Grabaciones de audio enviadas a la CAF indican que Eto’o prometió ascender a un club, propiedad de un aliado suyo, de la tercera división del país. Fue debidamente promocionado. El expediente de acusaciones también expone una disputa por la gestión de Fecafoot entre Eto’o y su adjunto Njala Quan Junior, en la que el presidente supuestamente tomó represalias amañando un partido para humillar al equipo propiedad del vicepresidente.

En la Copa Mundial de Fútbol Femenino de 2023, las jugadoras nigerianas amenazaron con boicotear los juegos debido a bonificaciones y subsidios impagos que se remontaban a varios años. Aunque finalmente jugaron (fueron eliminados en cuartos por la campeona Inglaterra), retomaron la lucha una vez de regreso a casa. Todavía están peleando.

En un informe de 2015 sobre la corrupción en los deportes africanos, Transparencia Internacional encontró serios problemas con la gobernanza deportiva en todo el continente. Citó problemas con las elecciones de asociaciones regionales y nacionales, la gestión de las asignaciones y bonificaciones de los jugadores, el amaño de partidos e incluso la trata de personas.

En algunos casos, los funcionarios corruptos suelen hacer mucho más daño que embolsarse dinero.

En octubre pasado, la BBC reveló que los jóvenes del fútbol gabonés habían sido agredidos sexualmente por entrenadores y otros hombres mayores en el deporte durante décadas. Algunos de los 30 testigos que hablaron con los periodistas, incluido el ex internacional gabonés Parfait Ndong, dijeron que los funcionarios deportivos nacionales fueron alertados sobre el abuso pero no tomaron medidas para detenerlo o castigarlo.

En 2019, el periodista ghanés Ahmed Hussein Suale expuso la corrupción generalizada dentro de la federación nacional de fútbol, ​​lo que provocó la disolución de la federación. Fue asesinado pocos meses después de que se publicara la historia.

Si bien todos estos pueden parecer ejemplos aislados, en conjunto muestran un patrón inquietante de gerentes y administradores deportivos que impiden el progreso de los atletas a los que se supone deben apoyar. El hecho de que tantas estrellas del deporte africano alcancen la gloria de todos modos es un testimonio de cuán profunda es realmente la reserva de talento de este continente, y un recordatorio de cuánto potencial aún queda por alcanzar.

Este artículo apareció por primera vez en El continenteel semanario panafricano producido en colaboración con el Correo y tutor. Está diseñado para ser leído y compartido en WhatsApp. Descarga tu copia gratuita en thecontinent.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *