Elena Rybakina, ganadora de Wimbledon, hace su debut en las finales de la WTA

Elena Rybakina estaba loco. Lo expresó de la manera que le resultaba más cómoda.

«Gracias por cambiar las reglas en el último momento», escribió Rybakina en una historia de Instagram el mes pasado, junto con un emoji de aplauso. «Grandes decisiones como siempre @wta». Terminó con una carpa de circo y emojis de cara de payaso.

Rybakina, que hará su debut en las Finales WTA de final de temporada en Cancún, México, el domingo, había llegado a Tokio para un torneo esperando, como cabeza de serie número 3, recibir un descanso. Eso significó un partido menos por jugar y unos días de descanso extra.

Pero, debido a una regla bastante técnica de la WTA, María Sakkari y Caroline García, que acababan de llegar a las semifinales en un torneo en Guadalajara, México, y tenían que viajar una larga distancia antes del inicio en Tokio, recibieron lo que se conoce como “rendimiento”. adiós”. Eso significó que Rybakina ya no tenía vía libre para pasar a la segunda ronda.

Entonces, una vez realizado el sorteo, Rybakina se retiró del torneo. Ella dijo en ese momento que se debía a una enfermedad persistente que la había atormentado desde el verano. (Rybakina se negó a ser entrevistada para este artículo).

No es la primera vez que Rybakina se ve envuelta en una polémica. Después de su victoria en semifinales sobre Victoria Azarenka en el Abierto de Australia en enero, defendió a su entrenador de toda la vida, Stefano Vukov, cuando éste fue criticado por gritarle a mitad del partido.

«Es un entrenador apasionado con muchos conocimientos sobre tenis», escribió Rybakina, que perdió la final australiana ante Aryna Sabalenka en tres sets, en una publicación de Instagram, respondiendo al comentario. «Quienes me conocen bien sabrán que nunca aceptaría un entrenador que no me respetara a mí y a todo nuestro arduo trabajo».

Luego, durante un torneo en Montreal en agosto, Rybakina pasó a la ofensiva después de que un persistente retraso por lluvia la obligara a comenzar su partido de cuartos de final después de las 11 pm. Su partido contra Daria Kasatkina (que finalmente ganó) no terminó hasta casi las 3 am. Luego perdió la siguiente semifinal y se quejó de lesiones leves.

Este tipo de quejas es inusual para Rybakina, de 24 años, quien normalmente se ocupa de sus asuntos en la cancha con pocos indicios de lo que está pensando o sintiendo.

“Elena es muy profesional y muy concentrada, y realmente controla sus emociones”, dijo su agente, Nicholas Tzekos. “Hay que pasar mucho tiempo con ella para llegar a la calidad. Pero cuando sonríe, es como si le estuviera dando un abrazo gigante a todo el público”.

El juego de Rybakina se ve impulsado por su estructura de seis pies y un servicio asombroso que habitualmente se ha registrado en el rango medio de 120 mph, así como un golpe de derecha que puede redirigir a las esquinas más alejadas de la cancha.

«Su servicio es increíble», dijo Billie Jean King, quien dará la bienvenida a Rybakina al Finales de la Copa Billie Jean King en Sevilla, España, días después de las Finales WTA. «Su golpe de derecha se vuelve un poco dudoso a veces, pero siempre será una amenaza porque le encanta jugar y cree en sí misma».

Rybakina tuvo su gran avance en Wimbledon el año pasado, derrotando a Ons Jabeur por el título. Rybakina, nacida en Moscú, había estado representando a Rusia, pero decidió empezar a jugar para Kazajstán en 2018; ganó Wimbledon mientras competía por la nación de Asia Central.

Ese año, el torneo había prohibido a los jugadores rusos y bielorrusos debido a la invasión rusa de Ucrania. Luego, la WTA optó por no otorgar puntos de clasificación para Wimbledon, lo que significa que Rybakina, a pesar de ser una de las mejores jugadoras de esa temporada, no logró clasificarse para las Finales WTA de 2022 en Fort Worth.

Este año, Rybakina, cuarta clasificada y cuarta cabeza de serie en la final, ha ganado dos torneos, el Abierto BNP Paribas en Indian Wells, donde venció sucesivamente a las dos mejores jugadoras del mundo, Iga Swiatek y Sabalenka, y al Internazionali BNL d’Italia en Roma. Con tres victorias sobre Swiatek y una sobre Sabalenka, es una de las dos únicas jugadoras de la WTA desde 2000 en tener cuatro victorias sobre las No. 1 del mundo en la misma temporada.

La otra era Serena Williams.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *