El sector espacial europeo busca impulsar la comercialización

Mientras los líderes espaciales de Europa se reúnen virtualmente en Bruselas en el nuevo Foro Espacial Europeo, Euronews explora cómo el sector está dando un gran impulso para tener una mentalidad más empresarial.

ANUNCIO

**Mientras los líderes espaciales de Europa se reúnen virtualmente en Bruselas en la nueva Foro Espacial EuropeoEuronews explora cómo el sector está dando un gran impulso para tener una mentalidad más empresarial. **

“Apoyar a las empresas emergentes es una gran prioridad” para la Agencia Espacial Europea (ESA), según su director general Josef Aschbacher, ya que la agencia busca competir en un sector cada vez más poblado y dinámico en el que se ha acusado a Europa de quedarse atrás.

En declaraciones a Euronews, Aschbacher explicó cómo la ESA ha creado una nueva dirección de comercialización, política industrial y adquisiciones, encabezada por la especialista en estrategia espacial Géraldine Naja.

El objetivo es hacer de Europa un terreno fértil para lo que se denomina operadores del «Nuevo Espacio», una frase general para las empresas que aprovechan las tecnologías espaciales existentes y emergentes para construir negocios totalmente comerciales.

Para Aschbacher no hay tiempo que perder, ya que considera que el sector espacial comercial de Estados Unidos tomará la delantera en los servicios de lanzamiento, pero también en ámbitos tradicionalmente fuertes para Europa, como la observación de la Tierra.

Dice que una prioridad para su mandato es «alentar a las personas a asumir más riesgos, ser más rápidos en la implementación de proyectos y ayudarlos a ambos a través de una acción más rápida por parte de la ESA».

Aunque la medida es bien recibida por el sector espacial, Olivier Lemaitre, secretario general del organismo industrial ASD-Eurospace, advierte que no veremos un ‘SpaceX europeo’ en el corto plazo.

Los presupuestos espaciales en Europa están fragmentados entre países y son seis veces menores que en Estados Unidos, dice a Euronews. «Algunos poderes públicos olvidan esta realidad, pensando que podemos hacerlo tan bien como Estados Unidos con seis veces menos dinero», afirma.

Los mensajes proempresariales de la ESA llegan cuando la propia operación espacial de la Comisión Europea, llamada Agencia de la Unión Europea para el Programa Espacial, comienza a extender sus alas.

La EUSPA recientemente creada tiene la tarea de maximizar los beneficios de los proyectos espaciales financiados por la Comisión Europea, como el sistema de navegación Galileo, la red de observación de la Tierra Copernicus y la herramienta de navegación y posicionamiento EGNOS.

Estas dos organizaciones, la ESA y la EUSPA, dicen que están centradas en fomentar un sector espacial europeo «globalmente competitivo». Lo que plantea la pregunta: ¿realmente necesitamos ambos en paralelo?

«Es una buena pregunta», responde Aschbacher, «pero hoy en día trabajan de forma muy compleja y complementaria». Subraya que el papel de la ESA es desarrollar el aspecto técnico de nuevas tecnologías y lanzadores de satélites, mientras que la Comisión Europea tiene la influencia política para hacer despegar grandes proyectos como Galileo.

Sin embargo, lo que sigue siendo una cuestión abierta es si Europa, con la ESA y la EUSPA, puede crear el tipo de entorno innovador y flexible que pueda fomentar el surgimiento de nuevos actores comerciales importantes.

¿Cuál es el futuro de Copérnico?

Otro tema clave de debate en el Foro Espacial Europeo será el futuro de Copérnico. Fundado en 2014, Copernicus proporciona a Europa un acceso continuo, independiente y fiable a datos e información de observación de la Tierra por satélite.

Simonetta Cheli, próxima directora de Observación de la Tierra de la ESA, elogia esta constelación de satélites y declara a Euronews: «Tenemos ocho satélites funcionando a la perfección, tenemos 400.000 usuarios registrados y cada día se descargan 250 terabytes de datos».

Sin embargo, admite que el programa enfrenta dificultades de financiación como resultado de “consideraciones políticas de alto nivel” relacionadas con el Brexit (el Reino Unido es un miembro activo de la ESA, pero ya no está en la UE), con un déficit de financiación de 750 millones de euros que ella confía se superará pronto. Lemaitre, de ASD-Eurospace, también cree que el problema de la financiación se puede superar. «Necesitamos ver buena voluntad en ambas partes y si nos damos suficiente tiempo podremos avanzar», afirma.

De cara al futuro, Cheli explica que el programa Copernicus se centrará en cuestiones como la vigilancia del Ártico y las observaciones de las emisiones de CO2, ambas cruciales en un entorno político posterior a la COP26.

Sin embargo, las empresas privadas están compitiendo con Copernicus en imágenes de la Tierra de alta resolución, y Cheli dice que el pensamiento actual dentro de la ESA sugiere que encontrar formas de integrar estas iniciativas comerciales en los sistemas de Copernicus de una manera mutuamente beneficiosa es una de las formas preferidas de avanzar.

ANUNCIO

Lemaitre nuevamente señala una tendencia a exagerar el potencial comercial de Copernicus, que según él fue diseñado inicialmente para ofrecer datos de alta calidad a organismos públicos e instituciones científicas.

Cree que existe un gran potencial económico en el campo de la observación de la Tierra, pero existen barreras para acceder a los datos y se necesitan potentes tecnologías de inteligencia artificial y computación de alto rendimiento para aprovechar al máximo la información recopilada por la flota de satélites Copernicus Sentinel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *